4 de febrero de 2011

Asociar y disociar


Un olor. En medio de la nada, cerca de un parque. Una fragancia conocida: ASOCIACIÓN.
Su colonia, sus clases de Arte, aquel cuadro del Bosco que cayó en un examen, tus visitas infantiles al Prado, las tardes que aprovechábamos para ir al cine cuando venía a Madrid, la decepción que supuso aquella película y especialmente su final...
Una asociación que siguiendo la cadena que puede alcanzar un pensamiento ligero no hace más que disociarse de aquel olor, origen de todo y que llega a años atrás en el tiempo, años de infancia, lejana y añorada: DISOCIACIÓN

Curiosa, esta mente nuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario